miércoles, 17 de septiembre de 2008

Un mundo por construir


Estabas sentado sobre la tierra, jugando con ella...Había llovido y podía sentir ese olor a tierra mojada. Esa misma tierra que, entre tus pequeñas manos, se convertía en cosas preciosas que tú creabas para mi. La verdad es que tan solo nuestros ojos sabían distinguir de un simple montón de barro la más bella escultura. Tus ojos brillaban al volverse hacia mi, orgulloso de tu creación, invitándome a que yo también participara de aquel juego, me sentaba a tu lado y allí pasábamos las horas ensuciándonos las manos, creando lo que sólo en la mente de dos niños pasaba de ser un simple y sucio juego a un maravilloso mundo por construir. Un mundo donde cualquier cosa podía hacerse realidad y donde cualquier sueño podía cumplirse por el mero hecho de desearlo...Un mundo donde todo era posible con solo dejar volar nuestra imaginación, un mundo de ilusiones cumplidas...solo teníamos que estirar la mano...
Pasaron los años, mis ojos se convirtieron en los de un adulto, unos ojos que perdieron la capacidad de sorprenderse, ojos con un fondo triste y amargo, se oscurecieron demasiado, su brillo simplemente se perdió y con el, esa capacidad de ver cualquier cosa preciosa en un simple barrizal.
¿Cómo iba a ver algo que no fuera sólo sucio y asqueroso barro? ¿yo? pero...a veces andamos tan perdidos que recordamos que hubo un tiempo en que si creímos...
La otra tarde había llovido, volví a sentir aquel olor a tierra mojada que me inundaba, necesité encontrarte y mis pasos de forma inconsciente me llevaron hacía nuestro antiguo jardín.
Te encontré allí sentado, como cuando eramos niños...me acerqué suavemente a ti, no se porque no me sorprendió que allí estuvieras, era como si algo dentro de mí guardara la esperanza de que ese lugar y esa misma escena esperara mi regreso.
Volviste el rostro hacia mi de forma suave y tus ojos me miraron con el mismo brillo, la misma ilusión...pero ya eras un hombre...me invitaste a sentarme y de entre tus manos sucias de barro pude ver aparecer lo más hermoso, la magia de ser niño y creer que este mundo aún esta por construir...

4 comentarios:

PinUpSoy dijo...

Cómo el aire que respiro, mágico cómo un buen recuerdo... nunca podemos olvidar ese niño que todos deberíamos llevar dentro, y el que no lo mantiene es un amargado.
Bonitos momentos que recordar, ya sabes reina QUÉDATE CON TODO LO BUENO!!!!!

TSTMMMMMMMMM!!!

Lia dijo...

A veces la niñez nos hes robada... simplemente creemos en un mundo de adultos, adultos de los q desconfiamos por ese mismo motivo...
Pero de repente sentimos la necesidad de creer q existe algo mas, porq sinó, q coño de mierda de mundo es este??
Y descubres un día, poco a poco q, quizás, solo quizás, tu mundo, el tuyo, esté por construir.
Y puedes ir desprendiendote de la rabia para dar paso a la ilusión y con ella ese niño vuelve a ti.

T´estimo nina.

sky-walkyria dijo...

empezaremos en este momento
a pensar diferente,
para soñar la vida que merecemos

Lia dijo...

A soñarla, a contruirla y a vivirla, no te parece?
y si esos sueños no se cumplen solo tenemos q inventar otros, solo eso...