viernes, 12 de septiembre de 2008

La novena sinfonía.


Un paseo majestuoso que divide el paso del tráfico, bordeado de jardineras cuidadas con sus flores de estación, una acera empedrada.
Un día gris, lluvia primaveral que envuelve la ciudad en un tono sepia que invita al romanticismo, como ese fotograma de otra época que evoca mil y una imágenes de películas antiguas.

En un día así solo me seduce imaginar, dejarme llevar por esa mezcla de recuerdos, sueños o imágenes robadas. ..
Un techo de paraguas sobre gente que apresurada anda sin mirar,
sus ojos solo se dirigen al cielo y a sus muñecas atrapadas por relojes, para maldecir al tiempo…tiempo que les falta…tiempo que no acompaña.
Un desfile de abrigos con capucha que ocultan rostros con gesto de desagrado, caminando casi a saltos bajo balcones, maldiciendo al cielo y rezando por llegar pronto a sus destinos.
Banda sonora formada por los cláxones, los frenazos y acelerones de un tráfico ansioso y competitivo ante semáforos y asfalto mojado, con un coro de limpia-parabrisas trabajando a un ritmo frenético que denota el nerviosismo de los ocupantes de esos vehículos que pelean por ganar un metro mas en ese paseo asfaltado donde la guerra de posesión se desata.
Terrazas de restaurantes y cafés se encuentran vacías,
sillas de metal frío desiertas recogidas y apiladas en filas de a uno, de manera que da la sensación de intentar alcanzar el cielo para pedir clemencia y poder de nuevo desarrollar su función en un paseo donde, normalmente, las posaderas mas pudientes de la ciudad las ocupan, dándoles la importancia que necesitan para ser diferenciadas de las demás sillas de terraza.
Un sol, tímidamente oculto tras altos edificios, deja caer sus débiles rayos de luz que se diluyen sobre charcos formados en las lindes de ese gran paseo.
Un sol que dibuja delicadamente el paisaje, pintándolo de colores ocre…para grabarlo por siempre en mi memoria…

Creo que va siendo hora de que me presente ante ustedes… yo vivo en ese paseo, a pié de calle…pero no soy persona, ni silla de metal o semáforo, vivo en un escaparate, esperando que alguien me compre por capricho caro leído en una recomendación de revista especializada o, porque realmente, quien me posea sea un profesional que crea que podamos formar un buen equipo para mostrar nuestra peculiar visión del mundo al propio mundo.
Si, lo habéis adivinado, soy una simple cámara fotográfica que se dedica a vivir a través de la vida de los demás, a reflejar emoción y desde mi cristal de escaparate veo…miro y miro cada día…muchos días iguales a otros, pero de repente, se presenta ante mi una imagen en un día gris, un día odiado casi por todos, me regala la imagen mas bella justo después de ser comprada por un periodista extranjero en viaje de fin de carrera.

Salimos mi recién titulado y yo de la tienda, orgullosos ambos de la pareja formada, dispuestos a descubrir un universo nunca antes visto por los ojos de los demás…esa era nuestra función…maravillar, mostrar, enseñar y regalar imágenes de un alrededor nuestro que de otra forma no podrían conocer, sino es a través de la lente y la mirada de una cámara, en manos de un genio.
Recuerdo perfectamente aquel día como si fuera ayer…sonaba música clásica a través del hilo musical de la tienda…la novena sinfonía, en aquel instante entró él, decidido y sin dudar me eligió y salimos a la calle.
Me sentía feliz aun y siendo un día gris, andamos unos metros, él me cogió entre sus delicadas manos, me alzó suavemente y quitándome la tapa del objetivo pude observar, enfocar, perderme en ella, perfilar y admirar lo que para mi fue…la mas bella imagen jamás vista por ninguna cámara con anterioridad…en medio de todo el aquel barullo de paraguas inquietos existía uno que no refugiaba a sus ocupantes de la lluvia, un paraguas inmóvil en medio de la marea humana desesperada que huía de la tempestad, un techo que no protegía a sus ocupantes del cielo, sino de la tierra, de lo que a su lado veían pasar.
Bajo ese paraguas dos cuerpos aferrados formando uno solo, dos bocas dibujando delicadas figuras formadas por alientos y suspiros mezclados, dos miradas perdidas suplicando y deseando perderse aun más…dos corazones ocultos tras un paraguas…un momento de lluvia que deseaban eterno cuando el resto del mundo solo lo sabían odiar.
Esa foto fue revelada, dos jóvenes bajo un negro paraguas en medio del paseo de una hermosa ciudad, entregándose ambos al beso mas bello y delicado que por siglos podamos reflejar… entregados a la pasión que nos desconecta del mundo real, pasión que hace que la lluvia o el mundo no exista…

Esa foto, mi primera foto, fue portada en muchas revistas y demás…fue recordada y premiada al pasar los años…al pasar décadas.
Sin yo poder imaginarlo jamás aquella instantánea se convirtió en símbolo de una ciudad, de una época, símbolo de los deseos de un pueblo no apagados por el gris y la lluvia de una sociedad que los rodeaba por aquel entonces...
No sé que fue de aquella pareja, no los volvería a ver…se que intentaron ser entrevistados por varias revistas de la época, se que terminaron con amores distintos, alejados por la presión social, moral y política, que aun y con eso no se olvidaron jamás, se que se recordaron y se suspiraron siempre, pero eso es algo que no vende…
Diremos que murieron juntos…que el amor venció…aunque en realidad no es una mentira del todo, porque si lo pensamos bien y aun muriendo separados, estaban y estuvieron juntos siempre, ya que el último suspiro de cada uno fue para nombrar al otro solamente.

8 comentarios:

PinUpSoy dijo...

Amo este escrito casi tanto como se amaron ellos dos. Una bonita historia de amor por breve q fuera, una maravilla en éste sucio mundo, y aunque bajando a la realidad todo se oscureciera, qué magnífico regalo el de ese día!

No hay palabras para describir lo que me transmites con tu escrito... simplemente PERFECTO!

(aunque no exista la perfección es genial imaginarla)

tstm!!!!!!!

Muaksssssssssss!!!!!!!!!

Lia dijo...

Yo tambien lo pienso...pefecto...simplemente perfecto y maravilloso, no el escrito...el sentir.
Me alegro que lo ames tanto yo lo hice al escribirlo, y si con el he conseguido transportarte al lugar donde todo es posible, bienvenida!! aunque como todo lo hermoso...
Gracias por tus palabras mi nina.

T´estimo !!!

400eurista dijo...

Muchas gracias por tu amigable comentario que nos llena de ilusión para seguir adelante con el blog!! Un hurra por todos vosotros, hurra!!!jejejejjee ¡¡Y después de saber algo más de nosotros, ya puedes imaginarte "lo eficiente y rápido" (es irónico) que puede ser el servicio de emergencias en Cataluña!!.


Firmado:

~~ DoS SiMpLeS TeLeoPeS ~~

PD: ya puedes pasarte cuando quieras a conocer la nueva reliquia de actualizacion!!jajajajajajaja

Juramos no haber bebido!!!jejeje

Bruce Willis dijo...

Hola, soy Bruce Willis y tu blog me resulta una cursilada, no utilizaré palabras mayores porque eres demasidado inocente para oirlas y podría causar efectos dañinos en tu perona.

PinUpSoy dijo...

Te he dejado algo que creo te gustará en mi blog...

Un abrazo nena...

Lia dijo...

Ainss...una persona sobre una estrella de cine...bueno, ejem...
cursi??
demasiado inocente? yo??

jaja...gracias de todo corazón por hacerme reir...de verdad q si.
por supuesto nome voy a molestar en entrar en tu blog a leer, porq me basta con esto para hacerme una idea, te dejaré un comment parecido a este, nada mas, para agradecerte lo atento que has sido, porq educadita soy, si señor.
Una cosa, si pretendías ser hiriente...mejor meteme mas caña, se q puedes dar muuucho mas de ti,
sinceramente, me ponen cosas mas duras, lástima!!!

Ciao cielo...y...hasta nunca!!

AlB dijo...

Es la primera vez que entro a tu blog por recomendacion de nuestra amiga en comun y me he quedado prendado del primer relato encontrado.

Transportado por un instante a esa calle, a ese momento. ¿Porque lo romantico tiene siempre ese deje de tristeza?

Enhorabuena y gracias por regalarnos tu talento.

Lia dijo...

Alb, solo puedo decirte bienvenido y q si por un instante pude transportarte de mi mano a algún lugar lejos de la pantalla de tu pc, habrá merecido la pena ;)

Gracias a ti.